El cuento de la criada y el escándalo del disfraz

  • by

El 29 de abril empezaba la emisión de la que va a ser la penúltima temporada de la aclamada adaptación del best-seller de Magaret Abbot “El cuento de la criada”. 

Prometo que este texto que estáis leyendo esta libre de spoilers de la ya mencionada nueva temporada, pero hay algo relacionado con dicha adaptación literaria/libro que recientemente he podido encontrar a la venta en internet y sinceramente pienso “¿Que tiene la gente en la cabeza?”

Veréis, el otro día cotilleaba mi Facebook cuando en uno de las decenas de páginas/productos recomendados me apareció una página que vende disfraces. El disfraz que destacaba en la imagen del anuncio era el de una criada. Pero no el típico disfraz de una criada con su traje negro y delantal blanco y cofia blanca. Era una criada roja, una criada de Gilead. 

Os dejo una imagen para que veáis el disfraz. 

Cuando vi la imagen pensé “Esto no puede ser” Le di al enlace y si lector como estás leyendo, hay estaba, una copia exacta como el que llevan las criadas en Gilead. Decidí indagar un poco más por si había algún disfraz más de algún otro disfraz de otros personajes, pero NO.

Pero querido lector no te vayas, aún hay más. Decidí investigar y saber si habían más proveedores de este disfraz. Fue fácil, utilice el famoso buscador que empieza con G y utilice los términos “Disfraz del cuento de la criada”. Conté más de diez tiendas que venden el disfraz. Cuando llegue a diez, deje de contar.

Yo digo después de pensar y reflexionar durante un buen rato, “¿En que mundo vivimos?” ¿Realmente somos conscientes de lo que significa ese traje? Es más que llevar un traje llamativo rojo con una cofia blanca. Son mujeres, víctimas de violencia sexual, obligadas a gestar los hijos de los comandantes y sus mujeres (las llamadas “esposas cuidadoras”) que una vez nacidos y pasada la época de lactancia les son arrebatados a SUS MADRES BIOLÓGICAS para entregárselos a otras mujeres. Tras perder a sus hijos estas mujeres serán enviadas a otro destacamento donde deberán pasar por el mismo ritual una y otra vez hasta quedar embarazadas de nuevo y pasen por lo mismo. Esa es su vida en Gilead, pues según Dios su propósito no es otro que ese. 

Pero volvamos al tema del disfraz (han pasado varias semanas desde que empece este texto) y cuál es mi sorpresa que ya no solo hay disfraces de las criadas rojas sino de las esposas cuidadoras incluso de las tias. Pero en mi investigación sobre el posible uso del disfraz parece ser que este ha tenido mucho éxito pues hay muchas mujeres que no han dudado en comprarlo (os adjunto fotos preservando el anonimato de las susodichas). 

Es asombroso que en la época en la que estamos, ya no solo por el tema del COVID, sino por la creciente oleada de las llamadas “Manadas” que salen a la luz y el delito por el que son inculpados, haya gente capaz de disfrazarse como una criada con la connotación que ello conlleva.  Solo digo que basta una mente enferma para creer que esa chica/mujer es en realidad una criada roja para que se desate la tragedia.

Yo soy de las que piensan que las mujeres son libres de ponerse lo que les de la gana: vestido, falda, short, pantalón, como si quieren ir en camison, pero lo que no me da la cabeza es que se venda una prenda que estigmatice a la mujer como un objeto el cual se usa solo y exclusivamente para abusar de él y como incubadora humana. 

De verdad chicas, se que es una serie/libro que puede enganchar y que más o menos puede gustar (yo ahora no voy ha entrar en esto, lo haré en otro post), pero no os dejéis llevar y reflexionar, antes que ir a la última en una fiesta de disfraces esta ante todo vuestra seguridad. Por favor tener cuidado.

Leave a Reply